Manuel: el mexicano que acerca la realidad virtual a todos

2016-05-26

Estuve en el planeta Marte, caminé en la Luna, asistí a un concierto de Paul McCartney, presencié un evento con el presidente Enrique Peña Nieto, conocí la Catedral de Murcia (España), fui de compras a una tienda de electrónicos y visité un departamento para ver si lo compraba; todo eso, mientras desayunaba y entrevistaba a Manuel Gutiérrez, socio fundador de ImmersiON-VRelia, una empresa de tecnología de origen mexicano que ha incursionado y perfeccionado el uso de la realidad virtual y la realidad aumentada.

 

¿Cómo pude hacer todas esas cosas sin moverme de un solo sitio? Fue gracias a la tecnología desarrollada por el apasionado Manuel y su mente visionaria.

 

La historia de este emprendedor mexicano es particularmente interesante por la batalla que ha dado a lo largo de varios años para consolidar su sueño: democratizar la realidad virtual.

 

Manuel es actualmente el mexicano con el mayor número de patentes internacionales en la historia, con 41. La tecnología que ha desarrollado es empleada en los simuladores de la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio (NASA) y del Departamento de Defensa de Estados Unidos (Pentágono). Es también quien estableció los actuales estándares 3D empleados en la tecnología blu-ray.

 

Este emprendedor nació en la Ciudad de México en 1970. Su admiración por la tercera dimensión surge a los 9 años de edad, cuando su abuelo le regaló un View-Master, un juguete muy popular en las décadas de los setenta y ochenta del siglo pasado, que mostraba imágenes de películas y caricaturas en tercera dimensión, pero estáticas.

 

Tras ver la imagen de un delfín en aquel juguete, la mente infantil de Manuel se preguntaba por qué la televisión no podía verse en tercera dimensión. Le emocionaba la idea de poder ver Flipper (serie estadounidense de televisión de los años sesenta que se veía en México y cuyo personaje principal era un delfín) tal como se veía aquel delfín en el View-Master.

 

Desde entonces, la idea de una televisión en 3D empezó a crecer en la cabeza de Manuel. Por su puesto, la tecnología aún no lo permitía, pero la idea ya estaba ahí.

 

Cuando Manuel tenía 13 años de edad, su familia se fue a vivir a Guadalajara, Jalisco, donde cursó la secundaria, la preparatoria y la universidad.

 

Es justo a esa edad, mientras estudiaba la secundaria, que hace su primera incursión en el mundo de la computación. Manuel siempre tuvo la curiosidad de desarmar y explorar cuanto aparato electrónico se cruzara en su camino, algo que no pudo evitar cuando vio por primera vez una computadora en la escuela donde estudiaba.

 

Al ver aquel aparato no titubeó y preguntó inmediatamente qué era. El director del colegio le dijo que era una computadora y le explicó lo que podía hacer. Maravillado por el aparato, Manuel le solicitó que le dejara meter mano. Por supuesto, el director le dijo que no, que era un aparato muy caro que habían traído de Estados Unidos. Sin embargo, le dejó leer los manuales.

 

Motivado con lo que leyó, Manuel empezó a leer cotidianamente una revista de computación publicada por Apple. Así descubrió el potencial de aquella máquina que estaba en la dirección de la escuela. Entonces se animó a sugerirle al director que con aquella computadora podía no sólo hacer cartas, sino administrar y controlar calificaciones, asistencias, la biblioteca e incluso a los alumnos y maestros.

 

El director, un poco escéptico por los 13 años de Manuel, aceptó que automatizara el sistema. Su intervención fue tan exitosa que poco a poco fue automatizando todo el colegio. Le dieron luz verde en la nómina, chequera, administración, colegiaturas, pagos, contabilidad y todo lo que pudiera entrar en el sistema.

 

A punto de terminar la preparatoria, en el mismo colegio, cuando este emprendedor contaba con 17 años de edad, el director lo presentó con los padres de familia y les informó que él era el responsable de la automatización de toda la escuela. Con esta publicidad y recomendación, los papás de sus compañeros empezaron a llamar a Manuel para automatizar sus negocios, con lo que formó su primera empresa.

 

Con el camino marcado, Manuel decide estudiar ingeniería electrónica; lo hace en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO). A los 22 años, este joven ya contaba con tres empresas dedicadas a software, redes y conexiones, y tenía en la cabeza más ideas.

 

Años más tarde, en 1999, en una plática con su esposa, Manuel comenta que aún no se había inventado una televisión que se viera como el View-Master, a lo que su esposa le respondió: “¡Hazlo!” Manuel no quiso hacerlo por la gran inversión que implicaba adquirir cámaras digitales y otros equipos que en ese momento eran carísimos. Sin embargo, un día que Manuel regresó de pasar unos días trabajando en Monterrey, al entrar a su casa encontró el equipo que necesitaba. Su esposa había comprado las cámaras, y aunque a Manuel le molestó el gasto, después la agarró a besos.

 

Decidió entonces enclaustrarse en Tapalpa, Jalisco, para trabajar en el proyecto. Se queda en esa población un par de meses, en compañía de su esposa y su primer hijo, para desarrollar su idea. Fabricó así el primer prototipo de casco para ver imágenes en tercera dimensión, y con ello inició otra nueva aventura empresarial.

 

Regresó a Guadalajara a presentar su nuevo desarrollo, y aunque llamó la atención con su nuevo equipo, no había inversionistas mexicanos que apostaran a esta empresa. Acudió al gobierno, pero corrió con la misma suerte. Logró reunirse con el presidente del país, Vicente Fox, quien lo mandó al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), donde le aconsejaron llevarse su proyecto fuera de México, porque aquí no iba a encontrar el apoyo que necesitaba para tan ambicioso plan.

 

Un poco decepcionado por la realidad que encontró en México, Manuel decidió vender su casa y sus empresas, y con una visa de inversionista se fue a Estados Unidos. Es en ese país donde consolidó algunos de sus proyectos. Desarrolló la primera cámara estereoscópica HD del mundo y estableció los estándares 3D de la tecnología blu-ray.

 

En 2005 empezó a venderle tecnología 3D a la NASA y a militares. En 2006 logró consolidar el primer blu-ray 3D del mundo. En 2008 mostró la primera televisión 3D del planeta. Y tras una ardua gestión con casas productoras de Hollywood y las más grandes marcas de productos electrónicos, Manuel logró el primer contenido para televisión 3D, con lentes de cine y videojuegos.

 

jesu2-1024x640

Apuesta al futuro

 

Ahora, Manuel y sus socios trabajan en Go, que pretende ser el equipo que permita democratizar la realidad virtual y la realidad aumentada.

 

Este dispositivo es fabricado bajo la marca ImmersiON-VRelia (otra de las empresas fundadas por Manuel), y permitirá a los usuarios ver diversos contenidos en AlterSpace, una plataforma virtual donde todo mundo podrá subir contenido para realidad virtual y realidad aumentada.

 

A través de esta plataforma, los usuarios podrán visitar lugares, hacer el súper u otras compras, presenciar eventos a distancia como conciertos y encuentros deportivos, estudiantes de carreras como medicina podrán tomar clases y ver a centímetros de distancia una operación real desde cualquier parte del mundo.

 

El sueño de Manuel y su equipo es redefinir, a través de AlterSpace, la forma en que las personas juegan, se entretienen, estudian y compran.

 

Por lo pronto puedo decirles que la realidad virtual es una muy grata experiencia, pues mientras desayunaba con Manuel, como mencioné antes, pude visitar Marte y la Luna, así como estar presente en otros lugares. Eso mismo podrán hacer en el futuro próximo los usuarios de la tecnología desarrollada por ImmersiON-VRelia y este admirable emprendedor mexicano.

 

Y aunque Manuel tuvo que salir de México para realizar sus sueños, ahora regresa para poner este proyecto en manos de inversionistas mexicanos.

 

Bajo la asistencia de Duxa Capital, encabezada por Agustín Tristán, Daniel Santamarina y José Luis Silva, ImmersiON-VRelia fue puesta en la mesa de varios fondos de inversión mexicanos.

 

Con el apoyo de estos expertos en levantamiento de capital y estrategia financiera, Manuel espera estar pronto en el mercado mexicano con Go y consolidar su sueño de democratizar la realidad virtual.